¿Teofanias / Cristofanias?

Ex.33:11a dice: "Entonces Yahwéh hablaba a Moisés cara a cara, como habla un hombre con su amigo." Una afirmación semejante se explica en términos teológicos como una "teofania." Una teofania se refiere o bien a una manifestación visible o auditiva del Todopoderoso. Es una combinación de dos palabras griegas "teo" que se refieren a la deidad y "faino" que quiere decir brillar o aparecer. "Cristofania" es otro término teológico que se usa para hacer referencia a o bien una manifestación visible o auditiva del "Cristo" anterior a la encarnación. Una 'cristofania' es, pues, una interpretación de una 'teofania.' Ninguna de las dos palabras se encuentra en las Escrituras, sino que son sencillamente el esfuerzo realizado por el hombre en cuanto a definir y explicar algo que no entiende. Las Escrituras no nos dejan a oscuras en lo que se refiere a las 'apariciones' de Yahwéh Todopoderoso.

Comencemos intentando comprender las teofanías y descubrir si pueden o no pueden ser de hecho apariciones de Yahwéh, el unico y verdadero Elohim. La Biblia deja muy claro que ningún hombre ha visto jamas o ha oído a Yahwéh. Pensemos en lo que dicen estos versículos:

Exodo 33:20 - "Dijo ademas: No podres ver mi rostro, porque ningun hombre me vera y quedara vivo."

Juan 1:18 - "A Elohim nadie le ha visto jamas; el Dios unico que esta en el seno del Padre, él le ha dado a conocer."

Juan 5:37 - "Y el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Pero nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su apariencia."

Juan 6:46 - "No es que alguien haya visto al Padre, sino que aquel que proviene de Dios, éste ha visto al Padre."

1 Jn. 4:12 - "Nadie ha visto a Elohim jamas. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y el amor de Elohim se ha perfeccionado en nosotros."

1 Tim 1:17 - "Por tanto, el Rey de los siglos, al inmortal, invisible y unico Elohim, sean la honra y la gloria por los siglos de los siglos. Amen."

1 Tim 6:16 - " El unico que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible, a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver. A él sea la honra y el dominio eterno. Amen."

Siendo ese el caso, ¿cómo se puede decir que Yahwéh le habló a Moisés "cara a cara"? Se hicieron afirmaciones por el estilo en Gén. 32:30, Deut. 34:10, y en Num. 12:6-8. Moisés mismo ayuda a explicarlo en Deut. 5:4: "Cara a cara habló Yahwéh con nosotros en el monte, de en medio del fuego." Se estaba refiriendo a cuando fueron dados los Diez Mandamientos en Exo. 20. Cuando Israel acabó de oír estas palabras, Yahwéh le dijo a Moisés que le dijese al pueblo de Israel: "Vosotros habéis visto que he hablado desde los cielos con vosotros." (Exo. 20:22).

Aunque se dice que Yahwéh le habló "cara a cara" al pueblo de Israel, de hecho no vieron su rostro como uno ve con los ojos. Deut. 4:12,15,16 dice: "Entonces Yahwéh os habló de en medio del fuego. Vosotros oísteis el sonido de sus palabras, pero aparte de oír su voz, no visteis ninguna imagen. . . . Por tanto, tened mucho cuidado de vosotros mismos, pues ninguna imagen visteis el día que Yahwéh os habló en Horeb de en medio del fuego. No sea que os corrompais y os hagais imagenes, o semejanza de cualquier figura, sea en forma de hombre o de mujer." Yahwéh no permitió que el pueblo de Israel viese la semejanza de Si mismo porque sabía que si lo hacía ellos harían una imagen de El y la adorarían. Y aunque Yahwéh dijo que les "habló" a ellos (Deut. 5:4), no era realmente la voz de Yahwéh lo que oyeron. No solamente lo confirma esto Juan. 5:37, sino Hechos 7:38,53 también. "Este es aquel que estuvo en la congregación en el desierto con el angel que le hablaba en el Monte Sinaí y con vuestros padres, y el que recibió palabras de vida para darnos . . . .¡Vosotros que habéis recibido la ley por disposición de los angeles, y no la guardasteis!"

De hecho, fueron los angeles quienes hablaron a Moisés y a los padres de Israel. Por lo tanto, Pablo nos dice que la ley fue "promulgada por medio de angeles, por mano de un mediador (Moisés)" (Gal. 3:19). "Ordenada" o promulgada viene del griego "diatasso" y quiere decir "mandar". Leemos una vez mas en Heb. 2:2: "Pues si la palabra dicha por los angeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución...." Esta claro que Yahwéh pronunció la ley para Israel por medio de los angeles. A Yahwéh mismo no se le ha visto ni se le ha oído jamas.

Respecto a Gén. 32:24 donde Jacob luchó con un "hombre", dice que vio a Elohim cara a cara. Sin embargo, en Oseas 12:3,4a, descubrimos que no fue Elohim (Yahwéh), sino un angel el que luchó con él: "En el vientre suplantó a su hermano y en su edad viril contendió con Elohim. Contendió con el angel y prevaleció."

Es posible que se nos ocurra pensar, por lo tanto, que las Escrituras no pueden ser ciertas porque se contradicen a sí mismas. En un sitio dice que Yahwéh habló cara a cara, pero en otro vemos que no fue realmente Yahwéh, sino un angel. Si intentamos entender esto desde el punto de vista occidental, desde nuestra perspectiva cultural, nos resulta difícil entenderlo, pero no es así desde el punto de vista de la mentalidad de Oriente Medio. Esto es lo que se conoce como la "ley de agencia". "El punto principal de la ley de agencia judía se expresa mediante el dictum "El agente de una persona se considera como si fuese la persona misma" (Ned. 72b; Kidd. 41b)." The Encyclopedia of the Jewish Religion, (La Enciclopedia de la Religión Judía) Adama Books, New York, NY, 1986, pg. 15. Los Angeles que pronunciaron la ley eran agentes o representantes de Yahwéh. Como tales, tenían absolutamente toda la autoridad no solamente como para poder hablar en Su nombre, sino aparentemente para apoderarse de Su nombre como en Exo. 20:2: "Yo soy Yahwéh tu Elohim, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de esclavitud." Estaban diciendo exactamente lo que Yahwéh quería que dijesen.

Piense en lo que dice en Exo. 23:20-23 - "He aquí, yo envío un angel delante de ti para que te guarde en el camino y te lleve al lugar que yo he preparado. Guarda tu conducta delante de él y escucha su voz. No le resistas, porque él no perdonara vuestra rebelión, pues mi nombre esta con él. Pero si en verdad escuchas su voz y haces todo lo que te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios. Porque mi angel ira delante de ti y te llevara a la tierra de los amorreos, heteos, ferezeos, cananeos, heveos y jebuseos, y yo los destruiré." El "angel" (en hebreo malak que significa mensajero) hablaría, de hecho, a Israel, pero Yahwéh dice: "todo lo que yo he hablado." Yahwéh mandaría al angel lo que debía decir y él lo diría.

Lo mismo se aplica a Yahshua, nuestro Salvador, que dijo en Juan 12:49,50: "Porque yo no hablé por mi mismo; sino que el Padre que me envió, él me ha dado mandamiento de qué he de decir y de qué he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así que, lo que yo hablo, lo hablo tal y como el Padre me ha hablado."

El "Angel de Yahwéh" es una figura muy interesante en las Escrituras. Examinemos unos cuantos pasajes que se refieren a él.

Gén. 22:10-12 - "Abraham extendió su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. Entonces el angel de Yahwéh llamó desde el cielo diciendo: --¡Abraham! ¡Abraham! El respondió: --heme aquí. Y él le dijo: --No extiendas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas nada, porque ahora conozco que temes a Elohim, ya que no me has rehusado tu hijo, tu unico."

Gén. 31:10-13 - "Y sucedió que en el tiempo en que se apareaban las ovejas, alcé mis ojos y vi en sueños que los machos que cubrían a las hembras eran listados, pintados y jaspeados. Entonces el angel de Elohim me dijo en sueños: Jacob: Yo le dije: "Heme aquí." Y él dijo: "por favor, alza tus ojos y mira cómo todos los machos que cubren a las ovejas son listados, pintados y jaspeados; porque yo he visto todo lo que Laban te ha hecho. Yo soy el Elohim de Betel, donde tú ungiste la piedra y me hiciste un voto. Levantate, sal de esta tierra y vuelve a la tierra de tu nacimiento."

Jue. 2:1,4 - "El angel de Yahwéh subió de Gilgal a Boquim, y dijo: --Yo os saqué de Egipto, y os introduje en la tierra acerca de la cual había jurado a vuestros padres diciendo: "No invalidaré jamas mi pacto con vosotros. . . . Aconteció que cuando el angel de Yahwéh acabó de decir estas palabras a todos los hijos de Israel, el pueblo alzó su voz y lloró."

En cada uno de estos casos el angel de Yahwéh habló como si hubiera sido Yahwéh. Sabemos, por lo que dicen algunos otros pasajes de las Escrituras, que el angel de Yahwéh no puede ser el propio Yahwéh. Aparte de las referencias que afirman que ningún hombre ha visto u oído a Elohim (Yahwéh), tenemos otros dos ejemplos que demuestran que esto es verdad. En 2 Sam. 24:16, Yahwéh habla al angel de Yahwéh diciendo: "¡Basta ya! ¡Deten tu mano!" Luego dice en Zac. 1:12, que el angel de Yahwéh le habla a Yahwéh diciendo: "Oh Yahwéh de los ejércitos, ¿hasta cuando no tendras compasión de Jerusalén y de las ciudades de Juda contra las cuales has estado airado durante setenta años?" estas dos referencias muestran al angel de Yahwéh como un ser aparte del propio Yahwéh.

Tenemos ademas una referencia que sugiere que Yahshua no es el angel de Yahwéh. Mat. 28:2,3 afirma: "Y he aquí hubo un gran terremoto; porque el angel de Yahwéh descendió del cielo, y al llegar removió la piedra y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relampago, y su vestidura era blanca como la nieve. . . y respondiendo el angel dijo a las mujeres: --No temais vosotras, porque sé que buscais a Yahshua, quien fue crucificado. No esta aquí, porque ha resucitado, así como dijo. Venid, ved el lugar donde estaba puesto." El angel no podría haber dicho: "no esta aquí" si hubiera sido Yahshua. Es mas, en Heb.1:1 - 2:2 sugiere que Yahshua no era un angel de ninguna clase. Heb. 2:2 nos dice que la palabra fue "dicha por los angeles." Esto se refiere al momento en que fue dada la Ley en el Monte Sinaí como ya hemos visto, pero Heb. 1:1,2 nos dice que Yahwéh habló por medio de los profetas (y los angeles, Heb. 2:2) en la época anterior al Mesías. Yahshua no fue el portavoz en el Antiguo Testamento como les gusta enseñar a muchos, sino que es el portavoz del Nuevo Testamento.

Veamos lo que dice en Exo. 13:21: "Yahwéh iba delante de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que pudieran caminar tanto de día como de noche." Este versículo parece dar a entender que Yahwéh dirigió a Israel fuera de Egipto por medio de una columna de nube y una columna de fuego. Sin embargo, en Exo. 14:19 y Núm. 20:16 nos informa que, en realidad, fue un angel el que guió al pueblo de Israel.

"Entonces el angel de Elohim, que iba delante del campamento de Israel, se trasladó e iba delante de ellos. Asimismo, la columna de nube que iba delante de ellos se trasladó y se puso detras de ellos." (Exo. 14:19)

"Pero cuando clamamos a Yahwéh, él escuchó nuestra voz, envió un angel y nos sacó de Egipto. Y he aquí nosotros estamos en Cades, ciudad que se encuentra en el extremo de tu territorio." (Num. 20:16).

Hay aquellos que enseñan que fue el Mesías anterior a la encarnación el que guió a Israel basandose en 1 Cor. 10:4. Sin embargo, ya hemos visto que Yahshua no fue un angel, ni un portavoz durante el éxodo. Ver:

"http://www.ipass.net/~jcordaro/yahweh_yahshuasp.html#1Cor.10:4" para una explicación de este pasaje y muchos otros versículos que se han malinterpretado.

Hallamos otra "teofanía" en Exodo 3. En Exo. 3:4 a 4:17 vemos que Yahwéh esta manteniendo una conversación con Moisés, llegando incluso a revelarle a Moisés la frase "YO SOY" o "Seré" (Exo. 3:14) y su nombre memorial "Yahwéh" (Exo. 3:15). Pero en el versículo 2 del capítulo 3, vemos que de hecho es "el angel de Yahwéh" el que aparece en la zarza ardiente y que le habla a Moisés. Esto es algo que se confirma de nuevo en Hechos 7:35: "A este mismo Moisés, al cual habían rechazado diciendo: '¿Quién te ha puesto por gobernador y juez? Elohim le envió por gobernador y redentor, por mano del angel que le apareció en la zarza." Como agente o representante escogido de Yahwéh, el angel tenía toda la autoridad como para mandarle a Moisés y usar el nombre de Yahwéh.

Con esto llegamos a lo que posiblemente sea la "teofanía o cristofonía" favorita de entre todas, en Gén. 18:1: "Yahwéh se le apareció a Abraham en el encinar de Mamre, cuando él estaba sentado a la entrada de la tienda, en el pleno calor del día." Una nota al pie en la "Hebrew Greek Key Study Bible" (la Biblia de estudio clave en hebreo y griego) acerca de Gén. 18:1-33 pregunta: "¿Llegó Abraham de hecho a ver y hablar con Dios? ¿Contradice esto lo que dice en Juan 1:18: "A Dios nadie le ha visto jamas"? Se cree que esta teofanía (el que Dios se aparezca al hombre) en el Antiguo Testamento fue Cristo." ¿Es eso posible? ¿Podría tratarse del Mesías manifestandose antes de la reencarnación? La respuesta es que no, a menos que leamos Mesías en el texto y demos por sentado que fue El a fin de apoyar una idea preconcebida o una doctrina, pero en estos versículos no hay nada que nos lleve a sacar esa conclusión.

Tres hombres se enfrentan con Abraham. Dos de ellos aparecen mas adelante como angeles (Gén. 18:22; 19:1) mientras que Abraham se dirigió al otro como "Yahwéh" (Gén. 18:22, 26, 33). Si fuésemos a dar por sentado algo en particular, habría mas motivos para dar por hecho que el tercer hombre era también un angel en lugar de ser una manifestación del Mesías antes de la encarnación. No podemos crear doctrinas como las "cristofanías" basandonos en cosas que damos por hecho y en nuestras ilusiones.

Esta claro que Abraham no estaba viendo a Yahwéh, ni tampoco estaba, de hecho, escuchando su voz. Por lo tanto, no pudo haber sido una "teofanía", una aparición del único y verdadero Elohim, porque no existe esa posibilidad mientras seguimos siendo aun carne y hueso. El mismo Yahwéh dice en Exo. 33:20. "No podras ver mi rostro, porque ningún hombre me vera y quedara vivo."

En Gén. 18:1 Yahwéh tuvo que estar hablando por medio de uno de Sus agentes. La cuestión sería, pues, ¿era ese agente un angel o el Mesías manifestado antes de la encarnación? En el resto de las supuestas teofanías, las Escrituras revelan que se trataba de un angel hablando o al que estaban viendo, de modo que el sugerir que este caso es diferente es hacer castillos en el aire. El pensar que Yahshua existió antes de su nacimiento humano es una fabula creada por los hombres, basada en versículos que no se han entendido bien o que se han traducido bastante mal. La verdad es que la Biblia no revela la figura que aparece en Gén. 18:1. Solamente nos dice que no podía ser Yahwéh. El sugerir que podría tratarse del Mesías, antes de la encarnación, no es mas que eso, una sugerencia o intentar adivinar, y nada mas.

Finalmente, terminemos con Num. 12:6-8: "Y él les dijo: --Oíd mis palabras: si tuvieseis un profeta de Yahwéh, yo me manifestaría a él en visión o hablaría con él en sueños. No es así con mi siervo Moisés, quien es fiel en toda mi casa. Cara a cara hablo con él, en persona, y no por enigmas. Y él contempla la apariencia de Yahwéh. ¿Por qué, pues, no tuvisteis temor de hablar contra mi siervo, contra Moisés?" El versículo 6 nos dice que la manera normal como una persona vería a Yahwéh sería por medio de una visión o de un sueño. Esto es algo que vemos en Exo. 24:10, 11 gracias a las palabras que se usan en hebreo: "Y vieron al Elohim de Israel. Debajo de sus pies había como un pavimento de zafiro, semejante en pureza al mismo cielo. Y no extendió sus manos contra los principales de los hijos de Israel. Ellos vieron a Elohim y comieron y bebieron." ¿De qué modo vieron al Elohim de Israel que es Yahwéh?

Las palabras "vieron" en ambos versículos tienen diferentes significados. "Roa" (que es el numero 7200 de la Concordancia Strong) se usa mucho mas que cualquier otra palabra para referirse al acto de un profeta que esta recibiendo la palabra de Yahwéh. (Ver Isa. 6:1; Jér. 1:11; Eze. 1.1). Un derivado de "roa" es "roeh" (vidente) y se usa como un nombre para referirse a un profeta. Sugiere el hecho de recibir el mensaje de Yahwéh mediante visiones y sueños. )Ver 1 Sam. 9:9, 11. 18, 19).

"Chazah" (la palabra nº 2372 de la Concordancia Strong) se usa acerca de las visiones reveladoras concedidas por Yahwéh a sus mensajes escogidos. (Ver Núm. 24:4, 16; Isa. 1:1; Dan. 2:26; Amos 1:1; Zac. 10:2). Un derivado de "chazah" es "chozeh" y se usaba también en relación con los profetas, traduciéndola por "videntes" como en el caso de "roeh" (# 7200). (Ver 2 Sam. 24:11; 2 Cró. 35:15).

Las Escrituras declaran que hay personas que han visto a Elohim o a Yahwéh. Si no fue, de hecho, un angel de Yahwéh al que vieron, entonces tuvieron que ver a Yahwéh en una visión o un sueño, como le sucedió a Salomón en 1 Rey. 11:9; 3:5; 9:2. De lo que no hay duda es de que no le estaban viendo a El en toda Su gloria con el ojo desnudo (su visión normal).

Sin embargo, en el caso de Moisés fue diferente. A él se le permitió "ver" una "semejanza" de Yahwéh. Una semejanza no es lo auténtico, es como una imagen o un parecido de lo verdadero. El becerro de oro era una imagen o semejanza del verdadero becerro. El reflejo en el espejo es una imagen o semejanza de lo verdadero. Moisés no pudo ni vio toda la gloria o esencia de Yahwéh. Solo se le permitió ver "Su espalda" (Exo. 33:23). En otras palabras, Moisés solo vio un pequeño rastro de la gloria de Yahwéh al desaparecer de la escena. Ese pequeño destello de la gloria que se esfumaba fue suficiente para hacer que su rostro brillase. Una buena analogía de esto es ver la estela que deja un barco a su paso, pero no ver el barco mismo. Es posible que nos mojemos y seamos sacudidos bastante facilmente por esa estela, aunque no fuese mas que un pequeño rastro del poder del barco mismo.

Para resumir, Yahwéh, el Elohim de Israel y el Padre celestial de nuestro Salvador Yahshua, no fue nunca visto ni oído por el hombre. El se valió de angeles y de profetas para hablar al hombre antes de Yahshua y El ha estado hablado por medio de Su Hijo desde entonces. Por lo tanto, en las Escrituras no hay teofanías. Nunca usó a Su Hijo para hablar en los tiempos del Antiguo Testamento porque Su Hijo no existió hasta su nacimiento terrenal. Por ello, no existen las teofanías en las Escrituras.

Página principal